HOY 85 AÑOS

7 de abril de 1937. Muere Gramsci, tras una prolongada y dolorosa enfermedad, agudizada por los años de reclusión en las cárceles fascistas.

“¡Hay que lograr que ese cerebro deje de funcionar!”, exclamó entre la desesperación y la impotencia el fiscal del régimen fascista ante la corte que estaba juzgando al fundador del Partido Comunista Italiano. La corte, naturalmente, obedeció a su mandato y lo condenó a veinte años, cuatro meses y cinco días de prisión y una considerable suma de dinero en concepto de multa.

Allí pasaría los restantes once años de su vida sólo para ser liberado pocos días antes de su muerte, el 27 de Abril de 1937, cuando múltiples enfermedades agravadas por la falta de cuidado médico habían minado irreversiblemente su salud.

Su larga agonía en las mazmorras del fascismo revela no sólo la bajeza moral del régimen sino también el talante ético de su víctima. Es bien sabido que en múltiples ocasiones Mussolini le hizo saber a Gramsci, con quien había compartido en los años de la Primera Guerra Mundial algunas actividades en el marco del viejo Partido Socialista Italiano (principalmente en el diario Avanti!) su decisión de conmutar su pena y dejarlo marchar al exilio a condición de que el prisionero hiciera llegar su pedido de clemencia.

Gramsci se negó terminantemente a semejante humillación, pagando con su vida la ejemplar coherencia de su conducta.

Atilio Borón

Lamentablemente debemos informar una desgraciada noticia, que hace unos momentos acaba de dejarnos sin su presencia física el Camarada ENRIQUE GiGENA. Dirigente Comunista y protagonista de luchas históricas de nuestro Pueblo y de nuestro Glorioso Partido Comunista.
Camarada Enrique Gigena! Presente! Ahora y Siempre! Venceremos!

Que la paguen los que la fugaron

Manifiesto feminista popular

Estamos viviendo un tiempo inédito que cambia nuestra mirada y forma de vivir en sociedad. La pandemia puso en evidencia un sistema cruel donde la concentración de la riqueza sólo aumenta en un mundo que se acerca al colapso ambiental, humano y social. El 1% de la población concentra casi la mitad de la fortuna a nivel mundial y apenas 8 varones poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población global, es decir 3.600 millones de personas.

En Argentina, entre las personas con ingresos más bajos 7 de cada 10 son mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binarias. La desigualdad social es el principal desafío de las democracias, que requiere de grandes acciones como el reconocimiento del trabajo no remunerado con un salario básico universal. Las feministas hemos dejado claro que las violencias machistas están relacionadas con las violencias económicas, no hay NiUnaMenos con proyectos de endeudamiento y pérdida de soberanía económica.

En este contexto el Gobierno Nacional avanzó con la negociación con el FMI por la refinanciación de la deuda fraudulenta contraída por el gobierno de Mauricio Macri, que no fue votada por nadie, ni tampoco se debatió hacia dónde iba a parar ni por qué, pero que va a condicionar la posibilidad del Estado de reparar desigualdades por los próximos años.

Esta situación requiere que sigamos movilizados ante cualquier intento del FMI de presionar con políticas regresivas en sus revisiones trimestrales y que exijamos a la justicia que avance con las causas vigentes contra los funcionarios del gobierno macrista. Pero también necesitamos discutir de dónde va a salir la plata para pagar la deuda con una agenda concreta. La receta neoliberal siempre fue recortar derechos, reducir el presupuesto social, hacer reformas laborales y previsionales. Es decir, más pobreza, más concentración, menos seguridad social.

Pero la deuda que se contrajo tiene responsables y tiene beneficiarios. Hay nombres, apellidos, grandes empresas que compraron dólares y fugaron. Exigimos saber quiénes y cómo accedieron a los dólares de la deuda más grande de nuestra historia. Queremos saber dónde están, qué hicieron, si incurrieron en delitos y que devuelvan lo fugado.

sigue“Que la paguen los que la fugaron”

Reagrupar un espacio político y social transformador para las batallas del presente.

La aprobación del acuerdo con el FMI contó con el decisivo apoyo de los parlamentarios de Juntos por el Cambio, quienes han pasado a ser una especie de niños mimados de un supuesto “consenso democrático” para enfrentar la crisis. Con esto, el gobierno golpea duramente las expectativas y contradice las promesas realizadas en la campaña electoral que nos llevó a derrotar en las urnas al gobierno de Macri.

Como hemos señalado en documentos anteriores, no dejamos de valorar a los y las compañeros y compañeras que votaron o se pronunciaron en contra de este acuerdo, argumentando contundentemente sobre las consecuencias nefastas que éste tiene para el país. Como señaló el senador Parrilli en su presentación, esto no se discutió en el Frente de Todxs y fue negociado por ”un grupo de funcionarios del ejecutivo”.

Queda claro que la derrota en 2019 de lo que representa el macrismo fue solamente en las urnas.

No solo porque la mayoría de las reformas regresivas llevadas adelante por la gestión anterior siguen vigentes, sino porque con este acuerdo queda claro el rumbo elegido de sumisión a los organismos internacionales y a las políticas dictadas por Ios EEUU. Como si esto fuera poco, con este acuerdo queda en evidencia, más allá de las declaraciones de ocasión, a decisión política del presidente Alberto Fernández de dejar en el olvido su promesa y compromiso de investigar la fraudulenta deuda acordada entre Macri, Trump y el FMI.

Como dijimos también en declaraciones anteriores, en la Argentina tenemos la experiencia suficiente como para no ignorar Io que estos acuerdos representan y para no dejarnos engañar por Ios cantos de sirena de un futuro bienestar. Estos acuerdos condicionan a nuestro pueblo a seguir atravesando y profundizando una larga lista de penurias como las que ya se están viviendo.

Las políticas de ajuste ya están presentes y las sufrimos cotidianamente a través de la inflación, la carestía, el aumento de tarifas y de combustibles, a lo que se suma una profundización de la fiexibilización laboral de hecho (solo ver el aumento de los/as trabajadores monotributistas). y una presión que irá creciendo para avanzar en el aumento de la edad jubilatoria, disimulado tras el discurso de la “opción voluntaria”, a seguir trabajando una vez alcanzada esta edad.

Esto no puede ser de otra forma ya que, insistimos, todo acuerdo con el FMI representa invariablemente ajustes, pobreza, pérdida de soberanía y una larga lista de penurias para nuestro pueblo.

El frente electoral con el que se ganaron las elecciones del 2019 nunca tomó la forma de un verdadero frente político y su rol fue desconocido ante las decisiones tomadas por el sector que hegemoniza el gobierno. Las diferencias de concepciones políticas y de objetivos entre muchas de las fuerzas que dieron origen al Frente de Todxs ya están volcadas sobre la mesa mientras se diluyen las expectativas generadas en 2019. es poco o nada lo que queda.

Coherentemente con la decisión de firmar este acuerdo con el FMI, el gobierno confirma día a día su alineamiento con las políticas de los EEUU. Esto lo hemos visto recientemente con la actividad realizada por el jefe de Gabinete Juan Manzur en la embajada de EEUU, en favor de las políticas injerencistas de la OTAN en Ucrania, junto a la embajadora colonialista del Reino Unido y el embajador nazi de Kiev, en la visita del general Barry Collins, reafirmó la cooperación en materia de defensa y presionó para que la Argentina no adquiera aviones caza de origen chino y si adquiera los F-16 estadounidenses.

Desligar estos gestos de la firma de acuerdo es un error, no son más que expresiones concretas de las exigencias estadounidenses y del rumbo elegido por el gobierno, de alineamiento con los EEUU y cogobierno con el FMI.

Hoy el Frente de Todxs se ha convertido en poco más que un enunciado, en un reflejo de una unidad nunca concretada en términos de funcionamiento político y debate programático.

Los amplios espacios que nos mantenemos firmes en nuestras convicciones, y que hemos sostenido todos estos años una idea común sobre la necesidad de una construcción frentista, programática, política y con el claro objetivo de enfrentar a quienes someten a nuestro pueblo al hambre y la exclusión, tenemos que avanzar en la construcción de una verdadera alternativa tanto frente a las propuestas posibilistas o de matriz neoliberal.

La deuda es con el pueblo. Como bien sabemos, la única lucha que se pierde es la que se abandona, no nos daremos por vencidos ni podemos resignamos y entregarnos a la posibilidad real de que la derecha avance en la construcción de una victoria en 2023.

Para esto, resulta imprescindible realizar una convocatoria de todos aquellos espacios que coincidimos en que debemos persistir en una construcción frentista.

No al cogobierno con EEUU y el FMI – Movilización Popular contra el acuerdo

Finalmente se aprobó en diputados el acuerdo con el FMI presentado por el gobierno.

Luego de varias idas, vueltas y algunas modificaciones, la troika conformada por la Embajada de los EEUU. Sergio Massa y Gerardo Morales, con el apoyo del macrismo que aportó la mayor parte de los votos, lograron aprobar el acuerdo; imposición que condicionará la vida de nuestro pueblo. Lo que realmente se aprobó,es el plan económico del FMI.

De esta forma, no sólo quedamos sujetos a las revisiones, los ajustes y la pérdida de soberanía que este acuerdo implica, sino que se da un paso más en el acuerdo político para avanzar en la impunidad de Macri y quienes fugaron los capitales del fraudulento préstamo pedido en 2018.

No debemos darnos por vencidos. Tenemos que reforzar la movilización en rechazo a este acuerdo, a esta entrega de soberanía, a los condicionamientos de los EEUU y los organismos internacionales que dirige y avanzar nacional e internacionalmente en las denuncias sobre la deuda contraída por Macri, exigiendo investigación y castigo para los saqueadores financieros de nuestro país.

Como venimos sosteniendo, ya tenemos en Argentina la suficiente experiencia acumulada en este sentido como para ser engañados por discursos posibilistas. Todo acuerdo con el FMI condiciona fuertemente nuestra soberanía y nuestro futuro.

sigue“No al cogobierno con EEUU y el FMI – Movilización Popular contra el acuerdo”

Ucrania – Declaración del Secretariado Nacional del Partido Comunista de la Argentina

Repudiamos las provocaciones de EEUU, la OTAN y la posición del gobierno argentino sobre la crisis en Ucrania

El Partido Comunista de la Argentina rechaza las políticas imperialistas de los EEUU y la expansión de la OTAN hacia el este de Europa y particularmente sobre la frontera con Rusia, expansión que también podemos verificar en al Atlántico Sur con el caso de la Islas Malvinas, que ha puesto en riesgo la paz mundial y el futuro de la humanidad.

El reconocimiento por parte de Rusia de la soberanía de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, está siendo utilizado como excusa por los EEUU y la OTAN, para justificar las provocaciones sobre Rusia y como lo hace en todo el mundo, apoyando y organizando a la ultraderecha filonazi en Ucrania, donde además se encuentra prohibido el Partido Comunista.

El actual gobierno de Ucrania ha llevado a este país a ser uno de los más pobres de Europa y ha silenciado, con la complicidad de EEUU y Europa, las agresiones sufridas por las poblaciones de Donetsk y Lugansk en los últimos años.

Los EEUU, como cabeza de un sistema capitalista en crisis, busca sostener su cuestionada hegemonía, su mellado modelo unipolar, con provocaciones, desestabilizaciones e intervenciones militares como lo ha hecho constantemente a lo largo del siglo XX y de este siglo XXI. A esta estrategia no es ajena la manipulación llevada adelante a través de los medios de comunicación y la falsificación de la historia que ha llevado a esta situación.

sigue“Ucrania – Declaración del Secretariado Nacional del Partido Comunista de la Argentina”
Back to Top