El Partido Comunista y la verdad histórica II

Una vez más las intenciones del imperialismo y de sus lacayos de la derecha local son plasmadas en un medio argentino contra una organización anticapitalista, antiimperialista. Esta vez ha sido Infobae quien ha recogido el guante contra el Partido Comunista de la Argentina (PCA). En los últimos años en parte por su estilo ligero y gracias al «lavado de cara» que le otorgan progresistas e izquierdistas en diversas columnas, Infobae ha ganado masividad al punto de ser el medio virtual más leído. En parte, también, por los onerosos premios que recibe de las asociaciones de prensa «del mundo libre» norteamericanas e israelíes.

La simplificación histórica, mentira o «posverdad» proviene de la pluma de Daniel Gutman, quien recientemente ha tenido la convicción de afirmar que durante la dictadura genocida de 1976 «Estados Unidos fue el país que más hizo por frenar la masacre en la Argentina», en una entrevista publicada también por Infobae.

El rol del PCA en la dictadura fue de oposi ción y combate a la misma. La caracterización de “pinochetismo» fue errada, y no casual, producto de las operaciones propagandísticas y psicológicas de la dictadura, en alianza con los medios de comunicación y los servicios de inteligencia.

En palabras de quien fuera  nuestro secretario general Patricio Echegaray[1] (1946-2017): «La dictadura realizó sobre las fuerzas de izquierda no solo una brutal acción represiva, sino que también desarrolló una poderosa acción de inteligencia. La idea de que un sector militar se rebelaría en acompañamiento de Montoneros después de su paso a la clandestinidad, fue una de esas acciones; así como también trabajaron para exacerbar la tendencia del PC a analizar las contradicciones entre “pinochetistas” y “no-pinochetistas”.

“Esta fue, sin duda, una lectura errada que se basaba en antecedentes reales de contradicciones al interior de las Fuerzas Armadas, una de cuyas últimas expresiones había sido el General Carcagno, pero que habían sido sepultadas por la brutal hegemonía de los sectores fascistas y pro-yankis.» A su vez, esta lectura equivocada del momento fue revisada de manera autocrítica en el 16° Congreso de nuestro partido realizado en el año 1986.

Así respondía Patricio Echegaray en febrero de 2017 a una nota de La Nación, de las mismas características que la nota actual de Infobae.

«La verdad histórica es que el Partido Comunista y la Federación Juvenil Comunista estuvieron a la vanguardia del combate contra la Triple A y para tratar de impedir, mediante la unidad del campo popular, el golpe de estado de carácter represivo, que se veía claramente después del llamado y la utilización en la represión de las Fuerzas Armadas, por parte del gobierno justicialista.»

«Hasta ahora, hemos sufrido la pérdida de más de doscientos compañeras y compañeros detenidos-desaparecidos y cincuenta asesinados cuyos cuerpos pudimos rescatar. El equipo jurídico del Partido Comunista, sus abogados, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre presentaron cientos de Habeas Corpus.” Delegados y delegadas comunistas de todo el país fueron cesanteados de sus lugares de trabajo con el objetivo de eliminar nuestra política y desmantelar de raíz nuestro trabajo al interior de la clase trabajadora. Además el PC asistió a que cientos de perseguidos pudieran salir al exilio para eludir la represión.

Concluía Echegaray: «La nefasta mentira del supuesto apoyo a la dictadura por parte de los comunistas es promovida por los que tuvieron distintos grados de complicidad, buscando el objetivo de impedir la acumulación del Partido Comunista con su digna actitud.»

El PC continuará con su tradición de defensa de los DDHH tal como hemos hecho siempre, siendo el único partido político querellante en causas de delitos de lesa humanidad, y en los últimos años con la defensa incondicional de las presas y presos políticos en nuestro país, a los que los medios como Infobae no han hecho más que calumniar para allanar el camino hacia su persecución arbitraria. Así Infobae cumple las normas del lawfare, diseñadas en Washington para perseguir a dirigentes y militantes populares de la región, como también operando para favorecer golpes de estado y desestabilización de gobiernos populares como hacen con Bolivia, Nicaragua, Cuba y Venezuela, y como comienzan a hacerlo también en Argentina contra el gobierno del Frente de Todos.


[1] El Partido Comunista y la verdad histórica. Refutando injurias (del reportaje de La Nación online del 13/2). http://pca.org.ar/2017/02/16/el-partido-comunista-y-la-verdad-historica/