Venezuela: el Partido Comunista fija su posición

El Partido Comunista de la Argentina saluda y valora la reciente resolución de la Asamblea Nacional de Venezuela eligiendo sus nuevas autoridades, es el resultado de la tarea de la mesa de diálogo entre el gobierno del Presidente Nicolás Maduro y la oposición que se estableciera oportunamente con el objetivo de enfrentar las dificultades surgidas de las sanciones y el bloqueo de los EEUU. 

La legitimidad de las decisiones adoptadas surge del número de parlamentarios presentes y votantes: 86 votos a favor sobre 151 presentes de un total de 167.  De ningún modo de las puestas en escena de quien sigue actuando con la particular metodología de la autoproclamación. 

Ahora, en base a la Constitución de la República Bolivariana de  Venezuela, se fortalece su vida institucional, solucionando en el terreno político y pacífico el anterior conflicto de poderes. 

La oposición democrática y el oficialista Bloque de la Patria, por mayoría, coincidieron en desplazar al sector que respalda la intervención extranjera en los asuntos internos del país y que ha apostado a la violencia y al caos en perjuicio de la mayoría de la población. 

Cabe destacar que la nueva mesa directiva de la Asamblea Nacional de Venezuela está integrada tan solo por diputados opositores de los partidos Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática y COPEI, sin presencia del Bloque de la Patria.

El gobierno de Washington dice que Venezuela viola la democracia y las leyes en los mismos días en que son ellos los que afectando el derecho internacional asesinan alevosamente líderes políticos de otros países en un injerencismo inaceptable, que debe ser condenado.

El Partido Comunista, integrante del Frente de Todos, manifiesta su desacuerdo ante las declaraciones emanadas de la Cancillería argentina, las que deben ser rápidamente corregidas en preservación del carácter soberano e independiente de nuestro país, tanto de poderes externos, como de la prensa hegemónica global. 

Insistimos en la necesidad de definir una política de unidad e integración latinoamericana, retirándonos del irregular grupo de Lima,  priorizando la CELAC que se reunirá en esta semana bajo la presidencia pro-tempore de México.

6 de enero de 2020.