NO AL ACUERDO MERCOSUR – UNIÓN EUROPEA

Ante la inminente firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea los próximos 14 y 15 de marzo en Asunción (Paraguay), el Partido Comunista de la Argentina denuncia ante la opinión pública los peligros y amenazas que conlleva dicho tratado sobre las economías de nuestros países y su concordancia con las políticas que lleva adelante el gobierno argentino de ajuste, entrega y represión.

La asimetría del acuerdo a favor de la UE resume el proceso de mercantilización que impone el neoliberalismo contemporáneo, que afecta a la soberanía nacional de los estados firmantes con la nueva reglamentación que obliga a modificar leyes nacionales.

En Argentina la amenaza se concreta en múltiples sectores, entre otros, el de la salud pública se vería gravemente afectado, ya que, al extender los derechos de las empresas para reservar los datos de prueba, se encarecería la producción de medicamentos genéricos un 300% a 500% como en el caso de fármacos antirretrovirales específicos para el tratamiento de infecciones por retrovirus (VIH) y antivirales de acción directa para la hepatitis C.

Con el tratado se impone la adopción del Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (Tratado PCT) que promueve la facilitación del registro de patentes a escala global.

Otro gran impacto sería en la industria automotriz y en la fabricación de autopartes, que favorecería la globalización de las grandes compañías y la lenta desaparición de muchas Pymes en el país.

Las empresas europeas podrán acceder a las licitaciones públicas realizadas por entidades gubernamentales de la más amplia circunscripción territorial. De hecho es la imposición de las condiciones del “Acuerdo Plurilateral de Contratación Pública” de la OMC que no ha sido ratificado por Argentina.

En el comercio electrónico se introduce otro frente de asimetría. La obligación de asegurar el libre flujo de datos, la protección de los códigos fuente y reglamentaciones nacionales más laxas facilita la operación de las transnacionales, son elementos estratégicos para que las transnacionales saquen ventaja y arrinconen las economías del Mercosur en el marco de la cuarta revolución industrial o Revolución 4.0.

Otro punto crítico del acuerdo es la protección de patentes de semillas, el tratado obligaría a los países del Mercosur a firmar el UPOV 91 sobre variedades vegetales, con la figura del fitomejorador y limitaciones sobre el uso de las semillas y extiende los derechos exclusivos incluso a la cosecha, es decir, limita el derecho al uso de la semilla que el propio agricultor ha obtenido en el marco de posibles modificaciones a la actual ley de semillas en la Argentina,

El acuerdo contiene muchos puntos controversiales, como los cupos de agrocombustibles (etanol) y carne al igual que el de las denominaciones de origen que afectarían a vinos y quesos argentinos. A fin de cuentas sería fortalecer la exportación basada en la ganadería industrial y la soja de las élites agroexportadoras del Mercosur.

Se profundizan los problemas que el agronegocio ya está produciendo en la región: deforestación, expulsión de campesinos, contaminación por agrotóxicos. Este acuerdo se lo disfraza como un “Acuerdo de Asociación” que provocaría la destrucción de las economías regionales, pérdida de soberanía nacional y alimentaria con la creciente vulnerabilidad alimentaria de vastas poblaciones en el continente latinoamericano.

Es la vuelta al modelo primario exportador, un acuerdo que acrecienta la “reprimarización” de la región con pérdida de importancia de la industria manufacturera en el producto bruto interno (PBI) que implica la destrucción del capital productivo y de capacidades humanas, convirtiéndose la industria nacional en “maquiladora”. Es decir integrarse a la economía mundial a través de la exportación de mano de obra barata.

Ante este panorama sombrío que se avecina, el PCA denuncia este acuerdo y llama al conjunto de las fuerzas políticas y sociales del MERCOSUR y la Unión Europea a movilizarse y a expresar con acciones visibles el rechazo a este tratado nefasto e injusto.

Marzo de 2018

Partido Comunista de la Argentina