Macri apura un nefasto plan contra el pueblo, los trabajadores y la nación

El Partido Comunista de la Argentina denuncia el plan reaccionario liberal del gobierno del presidente Macri, “que pretende transformar en ley, con la complicidad de propios y tibios opositores en el Congreso de la Nación y la dirigencia sindical burócrata y entreguista, y rechaza la propuesta reforma laboral, tributaria y de la Seguridad Social”. Así lo expresó Mario Alderete, Secretario Sindical del Partido, y Coordinador Nacional del Movimiento “Agustín Tosco”.

“Este nefasto plan atenta contra la inmensa mayoría del pueblo, los trabajadores y la Nación Argentina, y garantiza la máxima ganancia a las empresas transnacionales y las patronales locales del campo y la ciudad”, señaló Mario Alderete. “El cuento de la inflación –dijo– y el déficit fiscal sirve para justificar el endeudamiento externo más grande de la historia mundial y de Argentina: 165 mil millones de dólares  que pasan casi directamente al bolsillo del empresariado multinacional, sumiendo al país en una crisis que la paga en primer lugar la clase obrera, con rebajas salariales y de prestaciones sociales, despidos, suspensiones, aumentos de los precios de los alimentos, vestimenta y servicios”.

Mario Alderete señaló asimismo que “Para disciplinar e imponer semejante ajuste la represión está a la orden del día, con presos políticos como Milagro Sala y sus compañeros, y la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado; los servicios de inteligencia penetran cada vez más los medios masivos de comunicación y controlan las redes sociales, tratando de mostrarnos otra realidad. Lo concreto es que se vive un serio retroceso en las condiciones de vida, suben los índices de pobreza e indigencia, hay cierres de industria y comercio (pymes) y el sub-consumo queda patente en la caída de las ventas”.

Finalmente, Mario Alderete propuso que “A fin de coordinar las luchas presentes, necesitamos construir la verdadera unidad en base a una propuesta reivindicativa político-social debatida en común y aprobada por medio de una amplia participación de las masas obreras y populares. Con tan alto objetivo, los comunistas, particularmente los que actuamos en el movimiento obrero, debemos darnos un plan consecuente con coordinación en todas las instancias y con balances periódicos no solo con la intención de frenar este criminal ajuste sino sobre todo para construir una verdadera alternativa popular, democrática, participativa, antiimperialista, de integración latinoamericana con horizonte post-capitalista que, para nosotros es el socialismo.

Oficina de Prensa