Víctor Kot, en Encuentro PP.CC. y obreros, en el mismo pupitre de Lenin con las Tesis de Abril

ENCUENTRO INTERNACIONAL DE PARTIDOS COMUNISTAS Y OBREROS 02.11.2017 

De regreso a Octubre

Partidos comunistas y obreros del mundo se reúnen, en San Petersburgo y Moscú, para conmemorar el centésimo aniversario de la Revolución Rusa. Víctor Kot, Secretario General, representa al PCA.

“En el centésimo aniversario de la gran revolución socialista de octubre, los ideales del movimiento comunista: revitalizar la lucha contra las guerras imperialistas, por la paz, el socialismo”, es la advocación bajo la que se está llevando a cabo en San Petersburgo el 19 Encuentro Internacional de los Partidos Comunistas y Obreros del Mundo.

El encuentro que comenzó ayer con una reunión del Grupo de Trabajo de este espacio, que convoca a partidos comunistas y obreros de todo el planeta, va a continuar en Moscú entre el domingo y el martes venideros.

“El poder soviético es el poder de los trabajadores” recalcó durante el discurso de apertura del presidente del Comité Central del Partido Comunista de la Federación Rusa, Guennadi Ziuganov, tras lo que puntualizó que “el futuro se basa en el socialismo” por lo que alentó a seguir adelante a “quienes luchan por el socialismo, a los que creen en la gesta de la Revolución de Octubre”.

El titular del partido anfitrión también resaltó el papel de Lenin en el proceso que tuvo su hito en octubre de 1917, así como los logros de la Unión Soviética que en poco tiempo creó una base industrial y un desarrollo científico-técnico de excelencia. Y, después de derrotar al fascismo, “en pocos años reconstruimos el país, fuimos los primeros en volar al cosmos y creamos un potencial coheteril nuclear”.

Asimismo, Ziuganov, destacó “los ejemplos del desarrollo más exitoso de la construcción del socialismo” que, a la luz de lo hecho por la URSS, se construyó en varios países como “Cuba, Vietnam y China”.

Vale citar que el Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, es una cita anual que convoca a representantes de fuerzas de diferentes puntos del globo, tal como lo dijo Ziuganov, para “restablecer los lazos entre partidos que se habían interrumpido después de 1991”.

La primera edición tuvo lugar en Atenas, en 1998, tras lo que en diferentes citas se realizó en Vietnam, Bielorrusia, Sudáfrica, Portugal y Brasil, entre otros.

Esta vez, son 103 las delegaciones presentes, entre ellas, el Partido Comunista de Argentina (PCA) que lo hace por medio de su Secretario General, Víctor Kot.

La voz del PCA

Al dirigirse al pleno del Encuentro, el titular del PCA, no ocultó su orgullo por participar en la conmemoración “de la gloriosa Revolución Bolchevique” que, recordó, “marcó un hito en la lucha por la liberación de los pueblos, que dio origen a la conformación de partidos comunistas como el nuestro que el 6 de enero celebrará sus primeros cien años que celebraremos reafirmando nuestro compromiso con el ideal revolucionario que nos legaron Marx, Engels, Lenin, el Che Guevara y Fidel Castro, entre otros”.

En este contexto, Kot rindió homenaje a Patricio Echegaray, tras lo que recalcó la dura situación que vive Argentina como consecuencia de un gobierno de derecha “que lleva adelante una política de ajuste económico, entrega de la soberanía y represión a los sectores que se oponen a su proyecto, llevando adelante un verdadero Estado autoritario con máscara democrática”. Y, en esta dirección, exigió la libertad para Milagro Sala y justicia por la muerte de Santiago Maldonado.

Kot reafirmó el compromiso del PCA en la tarea de recomposición de la subjetividad revolucionaria, comunista, internacionalista, antipatriarcal, antiimperialista y anticapitalista”, esto es, “con la revolución, por el camino de la unidad y la construcción de un Frente de Liberación Nacional y Social como herramienta para introducir las transformaciones estructurales necesarias en nuestro país”.

También advirtió sobre un escenario “de rápida derechización de la política nacional, regional y mundial de la mano de los cambios de gobierno en Brasil y Argentina, el triunfo de Trump y el avance de la derecha en Europa”. Y definió: “el capitalismo mundial inició un proceso de reformas regresivas, con cierto peligro de fascistización al interior de los EE.UU. y en Europa, y de extrema instrumentalización neocolonial de las instancias de integración mundial y regional”.

El titular del PCA fustigó después al imperialismo que, “para sostener su mellada hegemonía, recurre cada vez con más asiduidad a bombardeos, invasiones, golpes blandos, planes de desestabilización provocando una suerte de tercera guerra mundial en partes” por lo que, “en su crisis, el imperio se vuelve más salvaje y peligroso”.

Tras lo que recordó la articulación entre el poder militar imperial, “el aparato financiero, el sector mediático y el de las corporaciones transnacionales”. Por lo que, recalcó: “a ese poder debemos enfrentar los pueblos”.

Y denunció que “los actos brutales de EE.UU. son una señal clara de la inclinación de Washington por la creación de un clima de guerra en diversas latitudes, pero con una clara direccionalidad de advertencia a la República Popular China y a la Federación de Rusia, así como a las potencias emergentes, en lo económico y en lo militar, probablemente con el fin de hacerles invertir nuevos recursos en su defensa, afectando sus presupuestos”.

Ya que, “el militarismo es la única forma que tiene EE.UU. ‘para volver a ser grande’, como dice Trump”, lo que “acentúa el peligro de guerras”, los “gobiernos, organizaciones y pueblos debemos construir una respuesta contundente”. Y citó a Siria, Medio Oriente y la península coreana como los principales focos de la agresión imperial, a lo que se suma “el recrudecimiento de las agresiones sobre América Latina, como en Venezuela” y el peligro de que se sucedan “los llamados ‘golpes suaves’”.

De ahí que reafirmara “nuestro internacionalismo, solidaridad y respaldo a la Revolución Bolivariana, a los procesos de Bolivia, Nicaragua, El Salvador y la heroica resistencia de la revolución Cubana”, así como “con las luchas de todos los pueblos por su liberación”.

Construcción

Kot fue contundente al señalar que América Latina es la región más desigual del mundo pero, además,“sigue siendo un continente en disputa entre el plan de sostener la dependencia, la dictadura del capital y las injusticias, dirigido desde Washington y un proyecto soberanista, democrático y popular, que se desarrolló con distintos niveles de profundidad y diversidad, pero aún sin la suficiente unidad”. Por eso, añadió, “bregamos por una unidad de los comunistas de América Latina y el mundo”, al tiempo que “trabajamos por la amplia unidad de las fuerzas democráticas, populares, socialistas y revolucionarias, sin sectarismos ni dogmatismos, para ayudar a la creación de una correlación de fuerzas regional y global en favor de las transformaciones estructurales necesarias, tal cual lo hacemos en nuestro propio país”.

Y lamentó que en nuestro país “estas fuerzas, aún, carecen de un grado de articulación que pueda conformar un centro coordinador de las luchas como parte importante en la construcción de una alternativa política”.

Tras lo que dijo que, ante esto, el gobierno “busca a través de la represión, la judicialización del conflicto social y la cooptación, producir la derrota para imponer una nueva ola de reformas estructurales regresivas y facilitar, aún más, la penetración y el dominio imperial”.

Ante esto, “la resistencia y combate frente a las políticas del gobierno resulta fundamental”, por lo que es preciso “construir la verdadera unidad en base a una propuesta reivindicativa político-social debatida en común y aprobada por medio de una amplia participación de las masas obreras y populares”.

De ahí, aclaró Kot, es fundamental “construir alternativa política y contar con un programa mínimo de acción y propuestas conjuntas”, para lo que “los comunistas contamos con un conjunto de propuestas programáticas para ser debatidas y asumidas por nuestra militancia y llevadas al conjunto del campo popular con vistas a la unidad, a la construcción de un gran Frente de Liberación Nacional y Social”.

Mientras tanto, denunció el titular del PCA, el ejecutivo “sigue con su plan de ajuste, entrega y represión”, al tiempo que “continúan los aumentos de tarifas, despidos, destrucción del mercado interno y preanuncia reformas laborales, fiscales, previsionales y educativas contrarias a los intereses y derechos del pueblo”. Un plan que, alertó, “posee un fuerte componente de odio de clase contra los trabajadores y todos los sectores populares”.

Por eso, insistió, “debemos librar la batalla en todos los terrenos y construir la mejor herramienta posible para enfrentar esta coyuntura, dando la batalla en el terreno de la lucha de clases, del conflicto social, de la organización del campo popular para construir poder popular”.

Y finalizó aseverando que “en esta lucha y prontos a cumplir cien años de historia, los y las comunistas de Argentina seguimos encontrando inspiración en las jornadas de octubre de 1917, en la Revolución que se dio en estas tierras y refirmamos nuestro compromiso con el comunismo, con la lucha por la emancipación de los pueblos”.