En repudio a la actividad de los enviados del Pentágono

El Partido Comunista repudia la presencia en Buenos Aires de los tres enviados del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (Pentágono) que vinieron a impartir un curso en dependencias del Edificio Libertador. Se trata de un funcionario civil y dos militares de alta graduación, veteranos de las criminales guerras imperialistas desplegadas en Vietnam, Irak y Afganistán quienes -según ha informado el Ministerio de Defensa de nuestro país- llegaron para un seminario sobre “desarrollo de lineamientos estratégicos y relaciones civiles- militares” que se realiza en el marco del Programa IMET (International Military Education and Training).

El IMET es un Programa regular de entrenamiento y “cooperación” de Estados Unidos con Argentina, establecido en 1996, que se había suspendido en febrero de 2011 tras el conocido episodio del avión llegado a Ezeiza con material militar indebidamente registrado. En el curso actual sólo participa personal civil del Ministerio y en su Página Web se aclara que los temas del seminario son aspectos incluidos en nuestra Ley de Defensa nacional.

A pesar de esas aclaraciones –que relativizan la trascendencia del curso en cuestión- estamos profundamente preocupados. En primer lugar porque toda la doctrina militar norteamericana – que los tres enviados del Pentágono encarnan y además han aplicado en su lamentable trayectoria personal- es abiertamente contradictoria con las actuales políticas de defensa del gobierno nacional, políticas que Argentina sostiene y comparte en el Consejo de Defensa Sudamericano y en el Centro de Estudios Estratégicos de la Unasur.

Nuestra legítima inquietud se acrecienta porque este curso no es un hecho aislado. Fue precedido, en los últimos cuarenta y cinco días, por una gira que protagonizaron, por un lado el Secretario de Defensa de los Estados Unidos, León Panetta, que viajó a Colombia, Brasil y Chile, y por otro lado, el Subsecretario del Pentágono para asuntos del Hemisferio Occidental, Frank Mora que visitó Uruguay y luego llegó a la Argentina principios de agosto pasado.

Tanto Mora como Panetta explicitaron públicamente su compromiso activo con las políticas de Defensa y Seguridad incluidas en los documentos del Pentágono cuyo objetivo es fortalecer en el plano militar la dominación imperialista y específicamente trabajar por el mantenimiento del vetusto andamiaje del Sistema Interamericano de Defensa que funciona en el marco de la OEA y cuyos más antiguos instrumentos son la Junta Interamericana de Defensa (JID) y el desacreditado Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). Vale recordar aquí que la revisión de la JID y el TIAR están en la mira de Unasur en un cuestionamiento colectivo que puede derivar en la denuncia de esos tratados por parte varios países de América del Sur.

Todos estos temas son parte de la agenda de próxima X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas (CMDA) que en el marco de la OEA y coordinada por la JID tendrá lugar en Punta del Este, Uruguay, del 7 al 10 de octubre próximo. No tenemos duda que la gira de León Panetta y Frank Mora apunta en esa dirección. Y su objetivo está relacionado con la ofensiva imperialista -y la complicidad desestabilizadora de las derechas vernáculas- que intenta frenar los procesos liberadores y lograr la recolonización del continente.