Inicio

Campaña alimentos, ropa y militancia junto a los inundados de La Emilia

Las tremendas consecuencias que sobrevinieron sobre la localidad de La Emilia, en el distrito de San Nicolás, en la Provincia de Buenos Aires, luego de la inundación producida por el intenso temporal del 14 y 15 de enero pasado, han generado una situación gravísima.

La mencionada localidad era habitada por alrededor de 11.000 personas junto al Arroyo Del Medio, muchos de ellos jubilados, que se protegían desde el 2009 por una obra hidráulica consistente principalmente de un terraplén de 6 metros de altura y 8 kilómetros de largo. El gran caudal de agua sobrepasó el nivel del terraplén y posteriormente se produjo  la rotura en 3 lugares, por lo que la totalidad de las viviendas quedaron con 2 y 3

metros de agua, siendo las pérdidas totales; cabe señalar que La Emilia no es el único lugar donde se inundó, un conglomerado de barrios a unos 9 kilómetros de ese lugar y a unos 7 de la ciudad también sufrieron las consecuencias del temporal con un metro y más de agua dentro de los domicilios, otro conjunto de barrios, al sur de la ciudad también sufrieron en menor medida la inundación de las viviendas. El 25% del total de las viviendas en San Nicolás sufrieron la inundación, producto del cultivo intensivo de la soja, los canales clandestinos, la falta de obras de infraestructuras, la falta de mantenimiento, (como en La Emilia), un coctel explosivo que trae como consecuencia lo descripto y más porque no hay palabras para explicar tanto daño y sufrimiento del pueblo afectado.

La localidad de Arroyo Seco, al sur de Santa Fe sufrió una catástrofe similar por las mismas causas en el mismo temporal.

La reacción del estado municipal en nuestro caso, fue casi nula, dispuso algunas medidas de emergencia, pero carente de un plan de emergencia y evacuación no pudieron ni prever, ni advertir a tiempo, ni actuar ya consumado el fenómeno meteorológico, el intendente fue electo a través del FPV pero aplica políticas neoliberales como las de provincia y  nación y abandonó a los pobladores a su suerte. Disponiendo de un voluminoso presupuesto para obras y servicios solo destina 30 millones para asistir a los inundados, que es una cifra ínfima que alcanza a 3.750 $ por familia, (el valor de un colchón de los más baratos): la supuesta austeridad en un presupuesto de 1400 millones llegó al cierre de dispensarios sanitarios, disolución de la defensa civil, y otras medidas que si no se hubiesen ejecutado hubiesen paliado el fenómeno.

La población fue asistida principalmente por la agrupación La Cámpora, que el fin de semana pasado movilizó compañeros de distintas localidades aledañas, y ahora aparecen otras agrupaciones políticas, más los escasos recursos que aportan municipalidad, provincia y nación. Hay que destacar la solidaridad del pueblo de San Nicolás y de otros municipios..

El objetivo de esta nota es proponer  que se lance una campaña nacional de recolección de alimentos no perecederos, colchones y ropa de cama, agua  mineral y elementos de limpieza.

Como las necesidades de la población son cuantiosas y esta situación es muy precaria, sería útil organizar para las próximas semanas una brigada de voluntarios de la juventud que pueda asistir a los inundados, con muchas ganas de mostrar al partido y su juventud junto a los más humildes en situaciones como esta.

Es una tarea que nos requerirá un gran esfuerzo y sacrificio de los militantes, uno más y muy grande, pero este desafío que nos plantea la naturaleza nos puede fortalecer en lo político y fundamentalmente templar nuestro espíritu revolucionario para mas y nuevos desafíos. 

PARTIDO COMUNISTA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES 24/1/2017